Escuela de salsa en Malaga

Clases de salsa en Malaga en la escuela de baile de Antonio.

Academia de salsa en Malaga.

Apuntarse para aprender a bailar en una Academia de Salsa sirve para un montón de cosas.

Viene bien para hacer ejercicio, perder peso, tonificar musculatura, mejor tu la capacidad cardiaca y pulmonar, ejercitar la memoria, la coordinación, para divertirse y para conocer gente.

Por estos dos factores precisamente, no es nada raro que se formen parejas de novios en clase, que se han conocido en la academia. Es una actividad en la que tienes que compartir un montón de horas con tus compañeros de clases, acercarte físicamente a ellos, tocarlos, tratarlos, hablar con ellos… Se crea un tipo de relación que propicia los acercamientos y que tomemos muy pronto confianza entre nosotros, que de otra forma, es difícil que tomáramos.

En clase hemos visto nacer parejitas de novios de chicos y chicas, de chicas y chicas, y de chicos y chicos. Bienvenido sea el amor, la libertad y la diversidad sexual.

También se han dado, y esa es la otra cara de la moneda, conflictos personales por rupturas de relaciones de parejas que, por ejemplo, se han formado y terminado en la propia academia, y han seguido viniendo a la misma clase. A veces, uno u otro miembro de la antigua pareja no quieren bailar con su ex. Y eso crea situaciones incómodas, de muy difícil solución.

La cuestión es que bailar es algo muy íntimo y personal y tener que hacerlo con alguien que no te agrada o a quien no quieres ni ver, no es plato de gusto.

Al final, lo mejor es que uno de los dos abandone la academia, cambie de día o lleguen a algún tipo de acuerdo civilizado.

Autor: Vanesa.